viernes, 25 de enero de 2013

7 consejos para ayudar a nuestros hijos a estudiar


7 consejos para ayudar a nuestros hijos a estudiar:
-          Proporcionar un lugar con condiciones que favorezcan el estudio: Tranquilo, ordenado, silencioso, con la temperatura idónea, luminoso (preferiblemente luz natural), ventilado y con todo lo necesario a mano. La mesa y la silla deben estar a la altura correcta, permitiendo mantener la espalda recta.
-          Establecer una rutina de estudio: Es conveniente que siempre trabajen en el mismo lugar, y que se siga un horario de estudio fijo, que podréis planificar juntos en función de la llegada del cole, la merienda, las clases extraescolares, etc. Crear un hábito de estudio desde edades tempranas es esencial.
-          Cuidar la alimentación y el sueño: El hecho de que un niño no desayune de manera completa y equilibrada influye negativamente en todas las áreas del rendimiento escolar (el comportamiento, la capacidad de atención y concentración, el rendimiento físico e intelectual, el estado de ánimo, la sociabilización, etc.). La falta de sueño también repercute de forma negativa en la capacidad mental para aprender conocimientos. Proporciónales un desayuno sano y completo y asegúrate de que al menos duerman 10 horas.
-          Enseñarle técnicas de estudio: A estudiar también se aprende. Utilizando algunas estrategias, la asimilación de conocimientos será más sencilla. Un método muy popular es el llamado ELSER3, en su nombre engloba las siglas de cada fase del proceso. Exploración, Lectura, Subrayado, Esquematización, Resumen, Retención y Repaso.
-          Dirigirle y supervisarle: Se puede y se debe orientar al niño a la hora de estudiar, aconsejándole cómo hacerlo, así como supervisarle el trabajo realizado, pero sin imponer ni hacerle las tareas.
-          Interesarse por la trayectoria académica del niño durante todo el año: Conviene estar al tanto de la progresión escolar a lo largo de todo el curso y no prestar atención solamente a sus notas.
-          Mantener un contacto constante con el tutor o profesores.
Qué no hacer:
-          Criticarle personalmente en vez de corregir sus errores.
-          Compararle con otros niños.
-          Hacerle los deberes.

-          Mostrar interés únicamente por las calificaciones y no por el esfuerzo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario