martes, 26 de febrero de 2013

Cómo Detectar Problema de Vista en Niños


¿Cómo detectar un problema de vista?
Los niños no saben cómo tienen que ver, ni se comparan con otros compañeros. Sin embargo, hay ciertos síntomas que nos pueden alertar.
·         Tiene problemas para aprender: se salta palabras o frases al leer, no comprende o no recuerda lo que ha leído o pierde la atención más fácilmente que sus amigos en la escuela.
·         Parpadea excesivamente, tuerce o guiña los ojos con frecuencia.
·         Se acerca mucho al papel cuando lee o escribe en una postura distinta (por ejemplo, totalmente de lado).
·         Le pican los ojos y le duele la cabeza, sobre todo al salir del colegio o al final del día. Le suele doler en la zona de los parietales (la parte media y lateral de la cabeza) o en el frontal.
Dejan de interesarle los juegos al aire libre. Por ejemplo, el fútbol, algo que antes le encantaba. El problema puede ser que no ve bien la pelota y por eso prefiere otro tipo de juegos. Les ocurre con frecuencia a los niños que sufren una miopía que aún no ha sido diagnosticada.
Rechazan las tareas en las que hay que fijar la vista en objetos cercanos, como un libro o un cuaderno, y prefieren los juegos al aire libre. Les suele pasar a los niños con una alta hipermetropía que no ha sido tratada.
Visita al oftalmólogo
Tras hacer unas preguntas muy sencillas tanto al niño como a los padres, el oftalmólogo hace una serie de pruebas al pequeño que para él serán como un juego. Le enseña una E y le pregunta hacia dónde están las patitas, le muestra dibujos para comprobar cómo los ve, le pide que coja las alas de una mosca ficticia para determinar si ve en relieve...
Además, le hacen pruebas con aparatos muy precisos que determinan la graduación exacta, la medida de sus radios corneales, la profundidad de foco de los ojos, su capacidad de enfoque y otras características que diagnostican cómo es la visión del pequeño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario